EVANGELIO DEL VIGÉSIMO SEXTO DOMINGO DESPUÉS DE LA TRINIDAD

Mateo 25:31-46

1. Las palabras de esta lectura del Evangelio son en sí mismas claras y lúcidas. Sin embargo, fueron pronunciadas tanto para consolar y exhortar a los creyentes y cristianos como para advertir y asustar a los demás, si quieren ser ayudados. Mientras que la mayoría de las lecturas del Evangelio solo enseñan y exhortan a la fe, esta lectura no trata de otra cosa sino de las obras que Cristo citará en el último día. Así vemos que él no quiere que estas obras sean olvidadas sino realizadas por aquellos que quieren ser cristianos y encontrarse en su reino.

2. Él mismo insiste en esta exhortación con todo el vigor que se puede insistir, tanto con la promesa reconfortante de una recompensa gloriosa y eterna como con la amenaza aterradora de la ira y la agonía eternas para los que han despreciado esta exhortación. El que no se conmueva y agite con esto, ciertamente no se conmoverá con nada. Dice que él mismo vendrá visiblemente en su majestad en el Día Final con todos los ángeles y pondrá a los que han creído en él y han mostrado amor a sus cristianos en el reino de la gloria eterna de su Padre. Por otro lado, separará de sí mismo y de todos los bienaventurados a los que no vivieron como cristianos y los arrojará al infierno para siempre.

3. Ahora bien, si no se nos hubiera dicho esto, estaríamos sumamente ansiosos por escuchar lo que sucederá en el Día Postrero y lo que el Señor Cristo dirá y hará entonces. Ahora bien, aquí se nos dice y tenemos ante nuestros ojos, primero, la muerte, de la que nadie escapará, y luego el Día del Juicio. Lo que sucederá es que Cristo reunirá (a través de la resurrección) a todas las personas que hayan vivido en la tierra. Al mismo tiempo, descenderá con gran e inefable majestad y se sentará en su trono de juicio, con toda la hueste celestial revoloteando alrededor del Juez. Aparecerán todos los malos y los buenos, y todos estaremos visiblemente ante él; nadie podrá esconderse.

4. La visión de esta gloria y majestad será rápidamente un gran susto y dolor para los condenados. La lectura de la Epístola ha dicho que “sufrirán el dolor de la destrucción eterna de la faz del Señor”, etc. Aunque no hubiera más que un ángel presente, no quedaría ante él ni una sola conciencia malvada que huyera (si es que fuera posible huir). Un ladrón y villano no puede tolerar fácilmente estar ante un juez humano. Si pudiera escapar, preferiría hacerlo, aunque solo fuera para no ser sometido a la vergüenza pública, por no hablar de escuchar el veredicto de muerte dictado sobre él.

Qué espectáculo tan espantoso será, entonces, cuando los impíos vean no solo a todos los ángeles y criaturas, sino también al Juez en su majestad divina, y oigan el veredicto de destrucción eterna y el fuego del infierno pronunciado sobre ellos para siempre. Solo esto debería ser realmente una fuerte y poderosa advertencia para que vivamos como cristianos, para que podamos estar en honor y sin miedo ante este Señor de majestad, a su derecha donde no habrá miedo ni temor sino solo consuelo y alegría eternos.

5. Entonces (como él mismo dice aquí) separará inmediatamente las cabras de las ovejas, de modo que ante todos los ángeles, hombres y criaturas se verá abiertamente cuáles eran sus justos y genuinos cristianos y, por otro lado, cuáles son los falsos hipócritas, junto con toda la multitud del mundo impío. Esta separación y división no puede ocurrir en el mundo hasta ese día (incluso en el grupo donde está la iglesia de Cristo), pero los buenos y los malos deben permanecer juntos aquí, como dice la parábola de los invitados a la boda (Mateo 22 :10). Cristo mismo tuvo que tolerar a Judas entre sus apóstoles. A los cristianos les duele ahora que deban permanecer entre la gente dura, torcida y malvada del mundo, que es el reino del diablo (Filipenses 2:15).

6. Sin embargo, también tienen el consuelo aquí (como en todo su sufrimiento en la tierra) de este futuro Día del Juicio, cuando Cristo hará una separación entre ellos y el otro grupo. Después de eso, ninguna persona falsa y malvada, ni siquiera el diablo o la muerte, podrá tocarlos o atacarlos.

7. Entonces pronunciará el veredicto. Ya ha incluido y provisto aquí la forma en que sonará; ciertamente no será cambiada. Suena extraño, porque fundamenta y establece como base y causa las obras (que él enumera aquí) que han hecho o no han hecho, etc. Él proporciona una larga defensa tanto para los que las han hecho como para los que no las han hecho, etc. Sin embargo, todo esto sucederá en un instante. Los corazones de todas las personas se abrirán ante todas las criaturas. Todo se llevará a cabo allí tal como se predica aquí.

8. Ahora bien, podríamos preguntarnos ciertamente por qué Cristo cita solo estas obras, que se llaman obras de misericordia o, por el contrario, obras sin misericordia. (La gente cuenta seis de ellas a partir de este texto, aunque se podrían nombrar muchas más similares). Sin embargo (si lo juzgamos sutilmente), estas no son más que algunas obras del Quinto Mandamiento: “No matarás”. En este mandamiento se nos instruye en general, como explica Cristo mismo, a no enojarnos con nuestro prójimo, sino a ser bondadosos, útiles y serviciales con él; y a hacerle el bien cuando tenga necesidad en el hambre, la sed, la desnudez, la angustia, la prisión, la enfermedad y otros problemas, incluso a aquellos que han dado ocasión a la ira o a ser poco misericordiosos y que no parecen ser dignos de amor y bondad. No es una gran virtud cuando hacemos el bien a los que, por otra parte, amamos o de los que esperamos su bondad y gratitud.

Sin embargo, como se ha dicho, podríamos añadir a estas obras de misericordia muchas más de los otros mandamientos. Por ejemplo, del Sexto Mandamiento, que debemos ayudarnos mutuamente a mantener a la esposa, al hijo y a los siervos en castidad y honor. Asimismo, del Séptimo, Octavo y último Mandamiento, que debemos ayudar a nuestro prójimo a conservar y mantener su propiedad, casa, hogar y buena reputación; asimismo, proteger y apoyar al pobre, al oprimido y al abatido, etc.

9. Ahora bien, Cristo dice en Mateo 12:36 que las personas tendrán que dar cuenta no solo de la transgresión de estos mandamientos, sino también de toda palabra descuidada que hayan pronunciado. Asimismo, ¿dónde están las obras de la Primera Tabla, los mandamientos más grandes, como enseñar correctamente, creer, orar, escuchar la palabra de Dios, promoverla y cosas similares? ¿Por qué, entonces, hace un juicio tan riguroso y estricto solo contra aquellos que no han hecho estas obras del Quinto Mandamiento? Parecen ser casi las mismas obras que hacen los paganos. Los turcos se jactan de tales obras y las practican entre ellos más de lo que ocurre entre nosotros que nos llamamos cristianos. Cada uno de ellos considera al otro como su hermano y comparte con él lo que tiene. Consideran que es la mayor deslealtad y el vicio más vergonzoso si en una hambruna uno no comparte un trozo de pan con otro. ¿Por qué exalta tanto estas obras, que brillan incluso entre los turcos y los paganos? ¡Ciertamente no está diciendo que con estas obras los no cristianos están mereciendo la vida eterna!

10. Él mismo señala que está hablando de las obras de los cristianos creyentes cuando dice: “Tuve hambre”, etc., “y me dieron de comer”, etc.; igualmente: “Lo que hicieron a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicieron”. No cabe duda de que quien ha de realizar tales obras de misericordia en favor de los cristianos debe ser también cristiano y creyente. Sin embargo, cualquiera que no crea en Cristo ciertamente no será tan amigable con ningún cristiano, y mucho menos con Cristo mismo, como para mostrar misericordia por su pueblo pobre y necesitado. Por eso citará estas obras en el juicio y sentenciará a unos y otros según hayan hecho o no tales obras como testimonio público de los frutos de su fe o de su incredulidad.

11. Sin embargo, parece que quiere mostrar que muchos de los cristianos, después de recibir la predicación del evangelio sobre el perdón de los pecados y la gracia por medio de Cristo, después se vuelven aún peores que los paganos; pues también dice: “Muchos que son los primeros serán los últimos, y los últimos serán los primeros”, etc. (Mateo 19:30). Esto es lo que ocurrirá al final del mundo: los que deberían ser verdaderos cristianos por haber oído el evangelio son mucho peores y más despiadados que antes. Ahora vemos que esto se cumple con toda claridad ante nuestros ojos.

Antes, bajo los engañosos y falsos tipos de culto del papado, cuando se suponía que la gente hacía buenas obras, todo el mundo estaba listo y dispuesto a hacerlo; cualquier príncipe o ciudad podía producir una dotación y limosnas más grandes y ricas que las que pueden hacer ahora todos los reyes y el emperador. En cambio, ahora todo el mundo no ha aprendido otra cosa que a gravar, explotar y robar públicamente mediante la mentira, el engaño, la usura, la subida de precios, la sobrefacturación, etc. Todo el mundo trata a su prójimo como si no lo considerara su amigo (y mucho menos su hermano en Cristo), sino su enemigo mortal, y solo quiere acaparar todo para sí y no dejar que nadie más tenga nada.

12. Esto sucede cada día y aumenta sin cesar; es la práctica y la costumbre más común en todos los estamentos; entre los príncipes, la nobleza, los hombres del pueblo, los campesinos; en todas las cortes, ciudades, pueblos; casi en todas las casas. Dime, ¿qué ciudad es tan grande o tan buena que ahora pueda recaudar lo suficiente para mantener a un maestro de escuela o a un pastor? Si no tuviéramos ya generosas limosnas y dotaciones de nuestros antepasados, hace tiempo que el evangelio habría desaparecido en las ciudades por culpa de los citadinos y en el campo por culpa de la nobleza y los campesinos, y no habría comida ni bebida para un pobre predicador. Nosotros tampoco queremos hacerlo, sino solo tomar por la fuerza y robar lo que otros han dado y dotado. Por lo tanto, no se nos agradece que aún se mantenga un solo púlpito o escuela. Sí, ¡cuántos hay entre los grandes, los poderosos y los ricos (especialmente en el papado) que no querrían más que ver destruidos todos los predicadores, las escuelas y las artes!

13. Su agradecimiento por el querido evangelio, por el cual fueron liberados del encarcelamiento y de las aflicciones del Papa, es que tienen que volverse tan vergonzosamente malvados en estos últimos tiempos que ya no son inmisericordes de manera humana, sino diabólica. Ya no les basta con tener el beneficio del evangelio y engordar con el robo y el hurto de los bienes de la iglesia, sino que además, en la medida de sus posibilidades, pretenden matar de hambre al evangelio por completo. Se puede contar con los dedos de la mano lo que la gente que tiene el beneficio del evangelio está dando y haciendo aquí y en otros lugares por él. Si solo dependiera de nosotros, los que ahora vivimos, hace tiempo que ya no habría predicadores ni estudiantes, de modo que nuestros herederos y descendientes ni siquiera podrían saber lo que enseñábamos o creíamos.

14. En resumen, ¿qué crees que dirá Cristo en aquel día en su trono de juicio a una falta de misericordia tan poco cristiana? “¡Escucha, querido amigo! Tú también has querido llamarte cristiano y presumir del evangelio. ¿No has oído lo que yo mismo he predicado para advertirte de mi juicio y veredicto: ‘Apártense, malditos’, etc.? Estoy hambriento, sediento, desnudo, enfermo, miserable y en la cárcel, y no me han alimentado, ni me han dado de beber, ni me han vestido, ni me han acogido, ni me han visitado. ¿Por qué han despreciado y han sido más desvergonzados e inmisericordes con sus propios hermanos que cualquier turco o pagano?”

¿Piensas salirte con la excusa: “Señor, ¿cuándo te he visto hambriento o sediento?”, etc. Entonces te responderá a través de tu propia conciencia: “Amigo, ¿no hubo entonces gente que te predicara? ¿No había en ninguna parte estudiantes pobres que debían aprender y ser educados en la palabra de Dios? ¿O no había cristianos perseguidos, miserables y pobres a los que había que alimentar, dar de beber, vestir y visitar?”

15. ¿No deberíamos avergonzarnos realmente de estar ante nuestros padres y antepasados, señores y reyes, príncipes y otros, que dieron tan abundante y generosamente, incluso en exceso, para iglesias, parroquias, escuelas, fundaciones, hospitales, etc.? Sin embargo, ni ellos ni sus descendientes se empobrecieron por ello. ¿Qué habrían hecho si hubieran tenido esta luz del evangelio, que nos ha sido dada? Al principio, los apóstoles y sus seguidores reunían sus bienes para las viudas pobres y para los que no tenían nada, o eran desterrados y perseguidos, ¡para que nadie pasara necesidad! La pobre cristiandad siempre tiene que mantenerse, en conjunto, de esta manera. De lo contrario, como he dicho, no importa lo que haga el otro bando, tanto el evangelio como el púlpito, las iglesias y las escuelas estarían ya completamente destruidos.

Además, sigue siendo la gracia de Dios cuando en algún lugar da un buen príncipe o un buen gobierno que aún conserva algunas migajas sobrantes, para que no todo sea completamente demolido por otros cóndores y buitres, ladrones y asaltantes. Sin la gracia de Dios, los pobres pastores y predicadores no solo morirían de hambre, sino que serían asesinados. Ahora no hay personas más pobres que las que sirven a la iglesia o se crían para servir a la iglesia; de lo contrario, no podrían tener ningún medio de vida, sino que por culpa del mundo tendrían que renunciar a sus pobres esposas e hijos, que también tendrían que morir de hambre. Por lo demás, todo el mundo está lleno de canallas inútiles, desleales y malvados; entre los jornaleros hay obreros perezosos, sirvientes, criadas y mendigos ociosos y codiciosos. En todas partes, gratuita y desafiantemente, impunemente, niegan, engañan, roban y hurtan el sudor y la sangre de los que son verdaderamente pobres.

16. Digo esto para que veamos cómo en el juicio Cristo reprochará a los falsos mentirosos e hipócritas entre los cristianos y ante todas las criaturas señalará que están condenados, porque no hicieron ninguna de las obras que incluso los paganos hacen por los suyos. Por el contrario, hicieron mucho más con su culto falso y erróneo, y de buena gana habrían hecho aún más, si hubieran sabido que era mejor.

17. Ahora bien, si una condenación tan espantosa recae justamente sobre los que descuidaron estas obras, ¿qué sucederá entonces con los que no solo las descuidan, sino no han dado nada a Cristo en sus pobres ni les han servido, sino que además los han privado de lo que tenían; los han obligado al hambre, la sed y la desnudez, y además los han perseguido, desterrado, encarcelado y asesinado? Son tan innegablemente malvados y están tan profundamente condenados a las profundidades del infierno con el diablo y sus ángeles que él ni siquiera quiere mencionarlos o hablar de ellos. Sin embargo, ciertamente no olvidará a tales ladrones, tiranos y sabuesos, así como ciertamente tampoco olvidará o dejará sin recompensa a aquellos que han sufrido hambre, sed, desnudez, persecución, etc., especialmente por causa de Cristo y su palabra. Ciertamente no se olvidará de ellos, aunque se dirija a los que han mostrado misericordia y les han ayudado. Al contrario, los alaba muy alta y gloriosamente cuando dice: “Lo que han hecho por uno de mis hermanos más pequeños, lo han hecho por mí”.

18. Aquí particularmente nuestros grandes prelados espirituales, como se llaman a sí mismos, el Papa, los cardenales, los obispos, los canónigos, los sacerdotes y toda la chusma del diablo de la multitud anticristiana en Roma y en todas partes en sus capítulos y burdeles, pueden ciertamente temblar ante este espantoso veredicto (si no están tan completamente endurecidos y dedicados intencionalmente con cuerpo y alma al diablo que se esfuerzan y corren hacia los fuegos del infierno). No piensan ni actúan de otra manera que como si hubieran sido puestos donde están para arrancar de la boca de la pobre iglesia todo lo que le pertenece, y consumir, despilfarrar, malgastar, devorar, apostar y desperdiciar en prostitutas, según sus caprichos, todo lo que se ha dado para mantener el púlpito, las escuelas y el pueblo pobre. Se burlan de Dios y de las personas (como dice San Pedro de ellos, 2 Pedro 3:3) e incluso asesinan públicamente a personas inocentes y buenas.

19. ¡Ay, y otra vez y eternamente, ay de ellos y de todos los que se pongan de su parte! Más les valdría (como dice Cristo sobre Judas) no haber nacido. Desearían que su madre los hubiera ahogado en su primer baño, o que se hubieran quedado en el vientre materno, antes que uno de ellos se convirtiera en Papa o cardenal o en sacerdote papista. En realidad, no son más que ladrones desesperados y de primera categoría, no asaltantes de carreteras, sino ladrones públicos y de campo, no de los grandes y poderosos (que están bien acomodados), sino de los pobres y miserables: las iglesias parroquiales, las escuelas y los hospitales; les arrancan los bocados de los dientes y la bebida de la boca, para que no puedan seguir vivos.

20. Por lo tanto, todos deben estar en guardia contra el estado del Papa, del obispo y de los sacerdotes como aquellos que ya han sido condenados en vida al abismo del infierno. No en vano San Pablo profetizó que al final vendrían tiempos horribles y espantosos. Sin embargo, todo el mundo sigue con seguridad y no presta atención a este espantoso veredicto que, según oyen, ya se ha decidido contra esos ladrones despiadados, ladrones y asesinos de los pobres cristianos. Este veredicto es especialmente contra los que se suponen cristianos, pero que, después de haber recibido la gracia, retroceden rápidamente, como el perro que devora lo que ha vomitado y como el cerdo que se revuelca en sus propias inmundicias. Así, de ser los primeros, pasan a ser los últimos (antes de ser conscientes de ello).

21. La segunda razón por la que cita especialmente estas obras de misericordia y su violación del Quinto Mandamiento es esta: Nosotros, que hemos sido llamados a ser cristianos, que hemos recibido misericordia, que por medio de nuestro Señor hemos sido redimidos de la ira de Dios, de la acusación del verdadero Quinto Mandamiento y de la muerte eterna y que, en cambio, tenemos a un Dios misericordioso que hace todo lo bueno por nosotros temporal y eternamente, debemos recordar que tenemos esto no solo para nuestra redención, sino que también debemos mirarlo y considerarlo como algo dado como ejemplo. Puesto que él nos ha mostrado tal misericordia para que no nos perdamos en cuerpo y alma, también deberíamos hacer lo mismo con nuestro prójimo para no actuar en contra del Quinto Mandamiento, que exige propiamente amor y misericordia.

Debemos hacer esto no solo por el mandamiento y la amenaza de juicio, sino también por el ejemplo de la grandísima bondad que él nos ha mostrado. Este ejemplo no debe carecer de frutos (al igual que su obra de redención no carece de poder y fruto). Aunque la mayoría empeore después de escuchar el evangelio, todavía debe haber algunos que realmente se aferren a él y persistan en él. Puesto que dice que los separará en dos grupos, también debe haber personas justas que hayan cumplido este mandamiento.

22. Aquí, procura estar entre los que son bondadosos y misericordiosos (o ellos mismos sufren) por causa de Cristo. Entonces podrás esperar el Día Postrero con alegría y no tendrás que temer el juicio, porque él ya te ha separado y puesto entre los que estarán a su derecha.

23. Los cristianos debemos esperar esto y desear de corazón que este juicio llegue. Oramos: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad. Líbranos del maligno”, etc., para que escuchemos las alegres palabras: “Vengan, benditos, al reino de mi Padre”. Esperamos este veredicto, ya que por él somos cristianos, y solo por esta esperanza estamos tan gravemente oprimidos, primero, por el demonio y por nuestra propia carne, que no nos dejan creerlo y alegrarnos de ello, y luego también por la tiranía y el odio del mundo. Puesto que tenemos que ver y oír por todas partes las vergonzosas maldades que el diablo y el mundo hacen contra el evangelio, y puesto que hay tanta miseria en la tierra, deberíamos realmente cansarnos de esta vida y gritar: “¡Ven, querido Señor!, ¡ven y líbranos!”.

24. Ciertamente habrá corazones de este tipo que esperan el juicio de Cristo con alegría y con buena conciencia, porque están en la comunión de los que creen en Cristo y demuestran los frutos de la fe con el amor y la caridad hacia los pobres, o con la paciencia cuando sufren con ellos. Como he dicho, quien no tiene fe no hará obras de misericordia para los cristianos; pero quien las hace, las hace porque cree que tiene un Salvador y Redentor fiel en Cristo, que lo reconcilió con Dios. Por eso, también debe tener un corazón bondadoso y alegre con sus prójimos (incluso con sus enemigos) y servirlos cuando los ve en necesidad. Sí, él mismo también sufre (como se acaba de decir) lo que le suceda por parte del diablo y del mundo a causa de su fe.

Ahora bien, quien piense así, digo, solo debe estar alegre y tener buen ánimo, pues ya tiene el veredicto feliz y alegre: “Venid, benditos”, etc. “Tú también has sido uno de los más pequeños de mis hermanos; has sufrido hambre y sed, o al menos has servido a los demás que tenían hambre y sed, etc., y les has mostrado misericordia, como yo he hecho contigo”.

25. De este modo, la distinción entre ovejas y cabras se hace ya en esta vida, de modo que cada uno puede percibirla en sí mismo y debe hacerla notar también exteriormente. Los que no tienen fe no harán ciertamente ninguna de estas cosas: no se consolarán con la gracia de Cristo, ni pensarán en practicar la misericordia. Ignoran tanto la palabra de Dios como a su prójimo, como si no vieran ni oyeran nada. No quieren saber nada del hecho de que hay un Señor al que han de servir y que lo exigirá de ellos. Si recordaran que tienen que morir y presentarse ante este trono de juicio, entonces en este momento no agraviarían a nadie ni siquiera por medio centavo. Sin embargo, en lugar de eso, piensan que es bueno apartar la muerte de su vista y no dejar que sus corazones la recuerden nunca.

26. El mundo está tan ciego y endurecido que puede ver con sus ojos la gran multitud de personas que han muerto antes y mueren cada día, pero no quiere verlo con los ojos ni prestarle atención, sino que continúa confiada y audazmente en su maldad. Del mismo modo, cuando el mundo oye qué espantoso juicio y condenación le sobrevendrá, no quiere prestar atención al consuelo y al ejemplo de Cristo, sino que es completamente inmisericorde. Así que simplemente pretende y no tendrá otra cosa que oír el horrible e irrevocable veredicto pronunciado sobre él desde el tribunal de Cristo, y luego ser inmediatamente arrojado de su vista a los fuegos eternos del infierno.

27. Pues bien, el que se convierta y quiera escucharlo, tiene aquí lo suficiente de lo que debería asustarle y advertirle, así como estimularle y seducirle, para que cumpla con la palabra y el ejemplo de Cristo mientras haya tiempo, de modo que no tenga que oír con el mundo el terrible juicio, sino que pueda, con los cristianos justos, alegrarse y consolarse en la misericordia. Incluso Cristo no dudó en pronunciar esta seria advertencia a sus apóstoles: “Estén atentos para que sus corazones no se vean agobiados por la glotonería y la embriaguez y la preocupación por el sustento”, con lo que muestra que esto tendrá mucho peso en el fin del mundo, “y este día venga de repente sobre ustedes”, etc. Más bien, “estén siempre alertas y oren para que puedan ser dignos de escapar de todo lo que va a suceder y de estar ante el Hijo del Hombre”, etc. (Lucas 21:34, 36).

28. Sin embargo, fíjense, como he empezado a decir, que él también distingue las buenas obras de sus cristianos de las obras turcas y paganas. Está hablando de las obras que se le hacen a él, pero tanto los turcos como los paganos no quieren saber nada de ellas, y los impíos incluso ponen la excusa de que no le habían visto, etc. Sin embargo, explica muy bien el Quinto Mandamiento, es decir, que quien lo hace (nadie más que un cristiano creyente lo hará) lo ha hecho por Cristo. Así, alaba a la mujer que unge su cabeza y sus pies por cumplir este mandamiento cuando dice: “Ha hecho una buena obra para mí. Siempre tendrán a otros pobres con ustedes”, y cuando quieren pueden hacer el bien por ellos, “pero a mí no me tendrán siempre. En verdad les digo que dondequiera que se predique el evangelio en todo el mundo, también se contará lo que ha hecho en memoria de ella” (Mateo 26:10-11,13). Asimismo: “A quien dé de beber agua fría a uno de los más pequeños de estos que creen en mí, no le faltará ciertamente su recompensa”.

29. Debemos escribir en nuestro corazón y recordar qué obra tan grande es hacer el bien a un cristiano y, en cambio, qué es perjudicar a un cristiano. Esto es lo que he dicho del Papa, de los obispos, de los tiranos y de los nobles que quitan a Cristo lo que está a sus pies porque no han dado de comer, beber, abrigar y sostener a los que tienen que ser pobres por causa de Cristo. Como predicadores, ministros y maestros de escuela no están en la clase de estado que ha de gobernar el mundo, ni pueden dedicarse a otros negocios en los que puedan ganarse el sustento; de lo contrario, habrían sido llevados al gobierno y se les habría dado lo suficiente. Sin embargo, como no tienen nada que ver con eso, el mundo no les da nada por su servicio. Cuando la gente no les da nada por amor a Dios y a Cristo, entonces no tienen que tener nada y tienen que dejar tras de sí pobres y miserables viudas y huérfanos.

30. Los que están en otros estados y oficios y por lo demás tienen abundancia, no quieren ni pueden atender a los oficios y al ministerio de la iglesia; tampoco han aprendido a hacerlo. Por otra parte, si los pastores y predicadores se dedicaran a los negocios y al gobierno mundanos, estarían saliendo del oficio que se les ha encomendado. Por lo tanto, deben ser apoyados (si han de tener algo que comer) de la mendicidad, de la que Cristo está hablando aquí. Sin embargo, lo hace tan precioso al decir que cuando alguien da de comer o de beber a uno de estos que son como su pie, el miembro más pequeño y despreciado de la tierra, no lo reconocerá de otra manera que como hecho y dado a sí mismo. Ahora bien, si queremos ser cristianos y esperar el alto honor de Cristo de ser alabados y recompensados ante todas las criaturas, entonces debemos ser verdaderamente también persistentes en dar, gratuitamente, a aquellos que de otro modo, por no tener derecho al mundo, deben desempeñar su oficio gratuitamente. De lo contrario, la maldición y la ira caerán sobre nosotros, por no haber querido tener misericordia de nuestros pobres hermanos que, por nuestro bien, tuvieron que sufrir hambre, sed, miseria y prisión en el mundo para poder llevarnos a Cristo.

31. Pero, ¿cómo es que los justos no reconocen y saben que han hecho esto por Cristo? Dicen: “Señor, ¿cuándo te hemos visto hambriento o sediento?”, etc. Evidentemente, porque consideraban que lo que se daba a un pobre pastor, capellán, maestro de escuela o sacristán era demasiado pequeño para ser tan precioso ante Dios. Sí, el mundo lo considera nada más que dinero perdido. Sin embargo, todos tienen que decir: “Si no hubiera púlpitos, escuelas y hospitales, ¿el mundo sería más rico? ¿Acaso es ahora más pobre?”, a no ser que no sean más que paganos o que, si tuvieran que hacerlo, como antes, den lo suficiente en nombre del diablo, y dejen que los que les han engañado en cuerpo y alma les despellejen hasta los huesos.

En resumen, las iglesias y las escuelas son las que menos reciben del mundo. Sin embargo, el mundo está celoso, se queja mucho y clama por lo que tienen las iglesias y las escuelas, aunque no les da nada en absoluto; piensan que se habría invertido mucho mejor si hubieran dado cien veces más a los bribones y charlatanes desvergonzados. Sí, pueden olvidar fácilmente lo que tienen para permitir que el Hermano Veit les robe y les quite por la fuerza mientras recibe una paliza completa. Así el mundo nunca se da cuenta de que debe creer o nunca recuerda lo que significa dar a Cristo. Sí, nosotros mismos no podemos verlo de esta manera.

32. Sin embargo, él puede hablar y juzgar correctamente sobre esto, y sabe lo importante que es. Los jóvenes no pueden ser educados para el reino de Dios sino a través de las escuelas, ni la palabra de Dios puede ser mantenida sino a través de los púlpitos. Si se permite que estos perezcan, el resultado no será más que Sodoma y Gomorra; les sucederá lo mismo que cuando desecharon la palabra de Dios y ya no pudieron escuchar ni tolerar al justo Lot. El profeta Ezequiel (16:48-50) profetizó sobre Jerusalén: “Vivo yo, dice el Señor Dios, que Sodoma, tu hermana, junto con sus hijas, no ha actuado como tú y tus hijas. He aquí que el pecado de tu hermana Sodoma fue la soberbia, todo en abundancia, y la próspera facilidad que ella y sus hijas tenían. Sin embargo, no quisieron prestar ayuda a los pobres y necesitados. Más bien, fueron orgullosas y cometieron abominación ante mí; por eso, cuando empecé a darme cuenta, las eliminé”, etc.

33. Lo mismo ocurre ahora en todas partes. Todo el mundo, campesinos, hombres de la ciudad y la nobleza, acumula monedas de plata, colecciona y codicia, se atiborra y emborracha, es orgulloso y libertino, como si Dios no fuera nada. Nadie se interesa por el pobre Cristo con su mendicidad, sino que lo pisotea. Entre nosotros, como en Sodoma y Gomorra, perece toda obediencia, castidad y honor (porque ninguna amonestación y predicación ayuda); es tan excesivo que no puede continuar.

34. Sinceramente, no me gusta profetizar, porque a menudo he experimentado que resulta demasiado cierto. Pero, por desgracia, las condiciones son tales en todas partes que debo preocuparme, abandonar la esperanza y resignarme a que a Alemania le ocurra lo que a Sodoma y Jerusalén; Alemania se acabará, ya sea por medio de los turcos o (si el Día Final no llega rápidamente) si se desmorona por sí misma. Las cosas son ahora tan excesivas y sobra tanto el mal que no pueden empeorar; si todavía hay un Dios, no puede dejar que quede impune.

35. Aunque el mundo no presta atención y no quiere saber que la gente debe morir y comparecer ante el juicio, sino que se ensaña con la verdad reconocida, tomemos esto en nuestros oídos y corazones, para que la ira de Dios no nos arrastre también a nosotros. ¿Qué otra cosa hará Dios que soltar a los turcos y al diablo sobre nosotros? En cuanto a lo que el turco ha hecho y sigue haciendo, tendría que dejarlo pasar si no estuviéramos tan endurecidos en la impenitencia y la obcecación y tan atrasados en el castigo. Sin embargo, esto es lo que hace: nos enfurecemos tan perversamente contra la palabra de Dios y la ayuda que nos ofrece, y luego nos jactamos contra el turco.

36. Creo que si los luteranos (como nos llaman) solo estuviéramos muertos, el mundo entero gritaría inmediatamente “¡Victoria!” como si ya hubieran devorado a todos los turcos. Sin embargo, lo que ocurrirá es que cien de ellos serán abatidos por un solo turco. Cuando comience el clamor sobre lo miserablemente que el turco está descuartizando a adultos, niños, mujeres y hombres, es cuando nosotros también comenzaremos a llorar y lamentarnos. Sin embargo, debe ocurrir que actuemos como los judíos y acabemos con este Cristo. Cuando haya sido crucificado, entonces podremos ocuparnos de los turcos, como el caballero Caifás y sus judíos se ocuparon de los romanos. Los nobles de Jerusalén pensaron que si solo mataban al profeta Jeremías, estarían a salvo del rey de Babilonia. Lo que sucedió fue que cuando echaron a Jeremías en la cárcel, el rey vino y los llevó a todos al cautiverio.

Así que veo que Dios ha tendido una red sobre Alemania, ya que ahora quiere seguir el mismo camino con su deliberada obcecación, desafío, maldad, desprecio e ingratitud por el querido evangelio. Está decidida a ser culpable de una locura ante Dios, por la que tendrá que pagar. Que Dios nos preserve a nosotros y a nuestro pequeño rebaño, para que podamos escapar de esta horrible ira y nos encontremos entre los que honran y sirven al pobre Cristo y esperan alegre y felizmente el juicio a su diestra. Amén.